Crece la demanda de vuelos directos que conecten las ciudades del interior sin pasar por Buenos Aires

 

Los servicios entre ciudades del interior aumenta gracias a que se ofrecen nuevos servicios; Aerolíneas es la más activa con operaciones desde Córdoba y Rosario

Un viejo reclamo del transporte argentino ha empezado a recibir respuestas. En lo que va del año, el mercado de los pasajeros aéreos que vuelan sin pasar por Buenos Aires es cada vez mayor.
Tal es la reacción de ese mercado, que todos los empresarios que piensan en negocios relacionados con las líneas aéreas tienen en carpeta vuelos entre ciudades del interior sin aterrizar a despegar en Aeroparque o Ezeiza. Los números de los líderes del mercado hablan por sí solos. Los pasajeros de “intertramos”, como llaman internamente a estas rutas, aumentaron entre abril y mayo 53% frente al mismo bimestre del año pasado. Pasaron de 92.839 a 142.020. Los asientos que se ofrecieron para esos destinos sumaron 193.212 lo que representa una suba de 41% respecto de igual período de 2016. Esos lugares ofrecidos tienen en promedio un factor de ocupación de 74%, apenas por debajo del total de cabotaje en el que se ocupan 77 de cada 100 asientos que se ponen a la venta.
Aerolíneas Argentinas y Austral, obviamente por el tamaño de la torta que tienen, son las principales responsables del fenómeno. La tendencia empezó tibiamente con Mariano Recalde en la presidencia de la empresa cuando se instalaron los llamados corredores (el turístico y el petrolero) pero se acentuó con la gestión actual. el proyecto “focus cities”que elaboró la línea aérea estatal y que empezó en 2016, tuvo por objetivo enfocarse en el desarrollo de la conectividad desde Rosario y Córdoba hacia el resto del país.
Actualmente, desde Rosario se puede volar a Iguazú, Mendoza y Salta con vuelos directos y a Bariloche, El Calafate y Ushuaia, con una escala en Córdoba. En la empresa cuentan que desde septiembre se operarán en forma directa. Además, en temporada alta, se sumarán Mar de Plata, Río de Janeiro, Punta del Este y Florianópolis.
En Córdoba el mercado explotó. El llamado HUB Córdoba de Aerolíneas Argentinas registró una ocupación de 82% en abril. Otro número sorprende: el flujo de pasajeros que recibe el aeropuerto de esa capital se incrementó 34,3% respecto a mismos meses de 2016. “Este año comenzamos a operar regularmente desde Córdoba a Río, Porto Seguro y San Salvador de Bahía durante todo el año; y agregamos nuevos destinos en temporada de verano: Punta del Este y Florianópolis. En el primer mes de operación, el 30% de los pasajeros que volaban entre el Norte y el Sur ya utilizaron Córdoba como centro de conexión. Esto a su vez deja más disponibilidad de lugares para los pasajeros que inician o terminan su viaje desde o hacia Aeroparque”, dicen en la compañía que maneja Mario Dell’ Acqua.
Otro de los corredores, el Atlántico, que opera cuatro veces por semana Ezeiza, Mar del Plata, Bahía Blanca, Trelew, y Comodoro Rivadavia y tres veces por semana Ezeiza, Mar del Plata, Bahía Blanca y Ushuaia, tiene una ocupación de 83%. Y pese a que tiene punto de inicio en Ezeiza, es muy utilizado por ciudades costeras.
Las nuevas aerolíneas que están en proceso de constitución no son ajenas a este fenómeno. Saben que el mercado más importante está en Buenos Aires, pero son varias las que miran algunas plazas importantes. American Jet armó su base en Neuquén y Polar Líneas Aéreas, que ya presentó el pedido de rutas, lo hará desde el aeropuerto de Merlo, en San Luis.